Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» #Registro de avatar
Sáb Abr 13, 2013 4:42 pm por Danielle Quinzel

» Foro de Famosos AF Elite
Lun Abr 16, 2012 12:49 pm por Invitado

» The Afterlife Oblivion [Normal]
Sáb Abr 14, 2012 12:11 am por Invitado

» #Registro de rango
Jue Abr 05, 2012 6:10 am por Henry Mills

» #Registro de cuentos
Jue Abr 05, 2012 6:09 am por Henry Mills

» Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)
Lun Abr 02, 2012 6:16 pm por Henry Mills

» Corruption in Milan [normal] ¡Reapertura!
Lun Abr 02, 2012 6:29 am por Invitado

» Una visita inesperada
Dom Abr 01, 2012 1:37 pm por Odette Swan

» #Registro de vivienda
Vie Mar 30, 2012 3:24 pm por Rose A. Vanderbilt

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Miér Mar 07, 2012 7:15 pm.

Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Ir abajo

Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Mensaje por Drizella E. Dashwood el Sáb Mar 10, 2012 4:47 pm

La mañana había comenzado como cualquier otro Sábado de cualquier otra semana. Con el sol entrando por las cortinas rosadas de mi habitación, llenando todo de ese color. Las cobijas perfumadas me tapaban desde el torso hasta la punta de los pies y el antifáz de dormir aún estaba sobre mis párpados. Los fines de semana no acostumbraba levantarme temprano, sin embargo, ese día por alguna u otra razón amanecí con un entusiasmo mayor al de cualquier otro día... tal vez presentía que Cenicienta no me arruinaría la mañana o que todo estaría en completo orden, cosa que era su deber. Así pues, con lentitud y calma, me vestí, me maquillé y perfumé. Al parecer nada estaba fuera de lugar "Muy bien, esa no ha tocado mis cosas para tratar de verse bonita... de todas maneras mis objetos tan finos no podrían lucir en ella" pensé mientras me ponía labial rojo en los labios.
Miré el reloj... la hora del desayuno. Nos esperaba, a mi madre, a Anastasia y a mi, un festín matutino hecho por la niña que, a veces, solía llamar "hermanastra", aunque claro, en público era simplemente Cenicienta, ya todo mundo sabía nuestra historia y no pensaba pasar penurias contándola una y otra vez, nada más tener que decir que aquella rubia desabrida pertenecía a mi familia me asqueaba.
Bajé las escaleras hacia el primer piso, donde estaba el comedor ya preparado para el desayuno. Ni mi madre ni mi hermana estaban... pero ya se presentarían. La silueta larga y la melena rubia ensortijada de Cenicienta hizo acto de presencia, algo hacía... algo que no estaba en sus tareas domésticas. Con voz entusiasmada y casi gritando, me dirigí a ella y a cualquiera que pudiera escucharme.
- La madrugadora Cenicienta, que bueno que te encuentro levantada a tus horas... ¿ya está el desayuno? Porque sabes que mi madre se puede enfurecer si no lo has hecho ¿verdad? no quiero verme obligada a entrar a su sacro santa alcoba para molestarla por tu causa...- jugué con un mechón de mi cabello y me fui a sentar frente a la mesa, para, inmediatamente, tamborilear las uñas en la superficie de ésta.



Última edición por Drizella E. Dashwood el Jue Mar 29, 2012 1:59 am, editado 2 veces
avatar
Drizella E. Dashwood
Villana
Villana

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 08/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Mensaje por Celeste Dumont el Miér Mar 28, 2012 2:20 am

Poco a poco el sol se habia levantado dejando que sus rayos entraran despacio por entre las cortinas color azul que subrian mi ventana. No habia podido dormir mucho, el sueño era ligero y si no recordaba mal o bueno mas bien adivinaba por que en mi habitacion no tenia reloj. Estuve despierta desde las 4:30 simplemente con los ojos abiertos mirando habia una de las paredes donde tenia varios recortes de revistas pegados, todos diseños que me habian encantado y que esperaba algun dia hacer o llegar a la calidad de estos.
En cuanto los primeros rayos de sol entraban por entre los bordes de la ventana yo ya me habia vestido y recogido el cabello en una coleta alta. Mis ropas eran muy modestas pues si bien me iba una de mis hermanastras " que horror decirles así pero bueno no me queda otra opcion no puedo decirles brujas por que capaz se arma una guerra" ella me daban la ropa que ya no querian o consideraban pasada de moda.

Baje de mi habitación y ordene todo lo que estuviera fuera de su lugar, hice la mayoria del quehacer aprovehando que me habia levantado temprano. Finalmente y despues de soltar un suspiro recargue mi codo en la orilla de la silla y me puse a pensar o mas bien alucinar con aquel chico que me encantaba tanto. Sabia que me habia daño pero eran pensamientos que me gustaba tener, algo en que entretenerme y no fuera un desastre. Anelaba el dia que pudiera salir de este lugar pero los años habian sido eternos y de los buenos tiempos solo quedan mis recuerdos.
Mi mente divagaba cuando una voz estruendosa me saco de mis pensamientos rode los ojos pues ella estab a espaldas de mi, cambie totalmente la expresion por una sonrisa amable - Buenos dias Drizella.... Si, el desayuno esta hecho simplemente para que tomes asiento y puedas tomarlo.- Sonrei levantando un poco una de las comisuras de mi labio, la odiaba tanto pero no podia hacer nada asi que acepte mi realidad una vez más hasta que pudiera salir de ahi. -Tu madre y tu hermana aun estan dormidas, supongo que en cualquier momento se levantan y toman el deayuno.- Me gire y llene uno de los platos con frutas de la temporada. Llene un vaso mediano con jugo y otro con Leche. Todo esto se lo coloque en la mesa, justo en la silla donde ella solia sentarse todas las mañanas.
avatar
Celeste Dumont
Princesa
Princesa

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Mensaje por Carol Dashwood el Jue Mar 29, 2012 1:54 am

El reloj sonó tan puntual como siempre y como si ya supiera qué hora era lo apago de inmediato para después salir de la cama, el tiempo era dinero, no se ganaba nada quedándose sentado esperando falsos milagros, el tiempo era bastante valioso para ella y no iba a desaprovecharlo en 5 minutos más de sueño. El agua tenía que estar caliente y lista para ella, era el trabajo de Celeste sino no sabía que pepinos hacia la tiznada aquella, tomo sus cosas personales y camino hacia su baño privado para encerrarse en este y darse su ducha rutinaria. Unos 25 minutos más tarde la puerta del baño se abrió, caminó hacia mi armario y eligió un conjunto de 2 piezas bastante sobrio y elegante como solamente ella podía serlo, se vistió y se sentó frente al elegante tocador para arreglar su cabello peinándolo con ligeras ondas para luego maquillarse un poco y colocarse los zarcillos de perlas y el collar a juego que tanto le gustaban. Una vez que estuvo lista baje rumbo al comedor.

Con paso firme pero elegante bajo las escaleras que conducían a la planta baja mientras pensaba en como humillar a Celeste si es que el desayuno aun no se encontraba listo. Dios la agarrara confesada sino estaba ahí. Entró con aire altivo al comedor y se encontró con su hija Drizella burlándose como siempre de Cenicienta. –Veo que amaneciste de buen humor querida hija- Se dirigió a su primogénita para luego ocupar su lugar en la cabecera de la elegante mesa. –Tu más vale que no hayas arruinado el desayuno esta vez, ayer me serviste sal con huevos niña aprende a cocinar- Reprendió a Celeste en tono bastante autoritario para luego casi arrebatarle de la mano el periódico del día. –Y más vale que el jugo de naranja no este amargo como otras veces- La miró levantando ambas cejas para luego dejar el periódico en la mesa y leer los encabezados. -¿Es que acaso nadie hace las cosas de la manera correcta? Esto es una burla- Bufo molesta leyendo algunos artículos del periódico, habría más de un despedido esa tarde.

Continuo corrigiendo unos titulares del periódico y sin mirar a Drizella se dirigió hacia ella. -¿Dónde está tu hermana? Espero que no haya salido hasta tarde ayer, ya sabe que eso no me gusta- Dijo con voz firme para luego tomar su taza de café y darle un trago a este. –Bueno al menos no has quemado el café, ya es un progreso Celeste- Dobló el periódico y lo boto a un lado de la mesa para luego tomar la servilleta de tela y colocarla en sus piernas. –Hoy vas a lavar la ropa y a fregar los pisos del salón- Miro a Celeste para luego mirar a su hija. -Y Drizella hoy por la tarde iremos de compras así que espero que no tengas compromisos- Tomo su tenedor y pincho un trozo de la comida para luego comérselo.
avatar
Carol Dashwood
Villana
Villana

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 10/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Mensaje por Drizella E. Dashwood el Jue Mar 29, 2012 2:22 am

Jamás me había gustado cómo cocinaba Celeste dado que tendía a arruinar el sabor de las cosas. Mi profesión me impedía subir un sólo gramo y la última vez me había servido leche entera... ¡entera! Cuando probé la consistencia grasosa y el sabor me inundó las papilas gustativas tuve que escupir el líquido en el vaso. De ahí la única que tomaba eso era ella y estaba segura que lo había hecho a propósito para jugarme una broma pesada. Miré la fruta del plato y con un tenedor piqué los cuadritos de cada una. El melón parecía estar en buenas condiciones, fresco y de color naranja, las rodajas de manzana estaban apetecibles y la sandía no se notaba echada a perder. Bien, hoy estaba saliendo todo perfecto. Aunque, una vez que vi los vasos con leche y el otro con jugo tuve que darles un pequeño sorbo a cada uno para verificar dos cosas: una, que el jugo no tuviera azúcar y que la leche fuera deslactosada y light. Me sentí mejor cuando supe que todo estaba correcto.
- Sí, todo bien, perfecto - comenté y comencé a beberme el jugo.
Y hablando del rey de roma, mi madre no tardó en hacer acto de presencia. Escuché sus tacones bajar las escaleras y pronto tuve su imponente y sofisticada figura cruzando la sala para llegar al comedor. Sonreí al escucharla decir que me había levantado con el pie derecho. Y es que era la verdad, estaba de muy buen humor, aunque claro, la presencia de Celeste todo me lo hacía ligeramente más amargo.
- Buenos días, mamá. Sí, hoy me levanté sintiéndome peculiarmente bien... no se si es porque comienza el fin de semana o porque ayer estuve compartiendo la cena con Marcus Rothbard... o puede que sean las dos - dije sonriendo ampliamente.
Mi madre sabía perfectamente el tipo de hombre que Rothbard era, el joven más codiciado y bien parecido de Storybrooke, y uno de una billetera bastante gorda.
Mientras escuchaba a mi madre regañar a Celeste, me puse a pensar dónde estaría Anastasia.
-Seguramente dormida, ya sabes que se levanta tarde los Sábados y Domingos - me encogí de hombros y me llevé el tenedor, con un trozo de sandía y melón, a la boca.

Una de las cosas que más amaba de días como esos era que mi madre me llevaba de compras, una de mis actividades favoritas. Así que en cuanto lo dijo, tragué el bocado.
-Pues... tengo planes para la noche - miré de reojo a Celeste -Un chico del colegio me invitó a salir, ¿el rubio alto de lentes? Creo que lo has visto, madre. Si nos vamos de compras, puede que utilice la nueva ropa para mi cita.
avatar
Drizella E. Dashwood
Villana
Villana

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 08/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Mensaje por Celeste Dumont el Jue Mar 29, 2012 2:39 pm

Me aleje unos pasos de la mesa donde segun ellas yo deberia de estar oh dios las detestaba tanto. Me quede callada con mis pensamientos mientras ella hacia despliege de la estupidez de provar que todas los ingredientes estuvieran buenos. Siempre que algo le sabia mal me mandaba cambiarlo por que segun ella tenia mucha grasa, no entendia que tanto drama armaba yo comia todo aquello que ella no queria y aun asi estaba mas delgada que ella. lo pesado no era la comida si no suavtitud. Igual vi que no puso ningun pero y simplemente asentia a toda la sarta de quejas que dejaba salir de su boca con voz caprichosa.

Escuche los tacones de quien supuse era mi madrastra, solo podia ser ella pues el paso se escuchaba firme y parejo si fuera la otra no se escucharia igual era mala para caminar en tacones por no decir que se veia torpe en fin hay personas que no nacen para caminar con tacones. Me enderece mas pues a ella si me provocaba miedo, tal ves era por que me habai martirizado toda mi niñes o por que tenia una cara taaan diabolica que no podia con eso.

Finalmente entro en el comedor y como siempre felicito a su cria diabolica por estarme gritando, me arrebato el periodico y se puso a decir cosas tanto para mi en critica por la comida me moria de ganas de decirle que si no le gustaba mi comida podria usar sus manitas arrugadas para hacer algo mas que simplemente mandar pero igual me lo trague y asenti. - Si señora.- Conteste cuando se giro para darme ordenes. Detestaba que se sintiera dueña de la casa cuando esa casa en realidad era de mi padre mia por derecho obviamente, se habian quedado con todo lo mio. Me puse a recoger las cacerolas y cubiertos que habia usado para preparar la comida mientras escuchaba la paltica banal entre las dos mujeres.
Escuche lo que dijo Drizella y deje caer uno de los cubiertos. Maldigo mis reacciones tontas pero igual pedi una disculpa y recogi lo que se me habia caido lo que menos queria era que ella se diera cuenta por que asi si ese chico no le llamaba la atencion si descubria que a mi me interesaba haria lo que fuera para estar con el.
avatar
Celeste Dumont
Princesa
Princesa

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hostilidades Hogareñas {Celeste y mujeres Dashwood}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.