Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» #Registro de avatar
Sáb Abr 13, 2013 4:42 pm por Danielle Quinzel

» Foro de Famosos AF Elite
Lun Abr 16, 2012 12:49 pm por Invitado

» The Afterlife Oblivion [Normal]
Sáb Abr 14, 2012 12:11 am por Invitado

» #Registro de rango
Jue Abr 05, 2012 6:10 am por Henry Mills

» #Registro de cuentos
Jue Abr 05, 2012 6:09 am por Henry Mills

» Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)
Lun Abr 02, 2012 6:16 pm por Henry Mills

» Corruption in Milan [normal] ¡Reapertura!
Lun Abr 02, 2012 6:29 am por Invitado

» Una visita inesperada
Dom Abr 01, 2012 1:37 pm por Odette Swan

» #Registro de vivienda
Vie Mar 30, 2012 3:24 pm por Rose A. Vanderbilt

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Miér Mar 07, 2012 7:15 pm.

Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Ir abajo

Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Arthur B. Lionheart el Lun Mar 26, 2012 4:27 pm

Hoy era uno de esos días en los que me sentía muy afortunado. Pese a amar mi trabajo, aquellos días que tenía libres y podía aprovechar para mi propio tiempo personal eran una gozada. Pese a todo, había tenido que madrugar de igual forma para hacer el papeleo del ayuntamiento: cerrar algunos casos, hablar con algunos jueces y terminar de arreglar unas sentencias. Aún así, a las 2 horas había terminado mi jornada laboral y podía ir a mi casa a descansar. Aún así, por mi mente pasó la imagen del pequeño Henry, que seguramente continuaba enfermo, después de haberlo visto hacía 2 días. Había visto a Regina en el ayuntamiento, así que quizás aprovechase la oportunidad para ir a hacerle una visita a su hijo.

Me monté en el coche y conduje, primero, hasta la cafetería para coger un par de chocolates con canela y unos cuantos muffins y brownies para volver a desayunar junto al pequeño. solo esperaba que le gustase la pequeña sorpresa que le llevaba preparada y que se encontrase mejor. Una vez pagué y cogí las cosas, volví a montar en mi coche y aparqué cerca de la casa de la alcaldesa. Cogí la bolsa donde había guardado las cosas y me dirigí hacía la puerta. Timbré y esperé a que el pequeño Henry me abriese. Aunque ahora que lo pensaba mejor... quizás ya se había curado del todo y había ido a clase, lo cual era un pequeño contratiempo en mi recién trazado plan. Bueno, ahora que me encontraba delante de la puerta solo me quedaba esperar unos minutos para saber la respuesta y, si nadie me abría, marcharme y desayunar ya no dos, sino tres veces.
avatar
Arthur B. Lionheart
Like a king
Like a king

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 08/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Henry Mills el Lun Mar 26, 2012 5:58 pm


Henry se estaba recuperando pronto de su mal estar general que tuvo dos días atrás. Las medicinas que le había recetado el doctor le habían surtido efecto mientras dormía cuando volvió a su casa y los paños húmedos que Regina le ponía cada dos por tres también. Le estaba agradecido a su madre por haberlo cuidado de aquella forma pues no se lo hubiese pensado nunca. Le había llevado la comida y le dejaba ver la televisión o jugar a videojuegos, como algunos meses atrás. Había dejado de ir a clase por unos días y quería volver pero el doctor, que asomaba la nariz de vez en cuando por la casa de los Mills, le dijo que tendría que estar algo más de tiempo en casa y en la cama para recuperarse del todo. Al niño no le hizo gracia pero al menos allí estaría tranquilo, relajado y entretenido en gran medida. Incluso tenía su libro allí al lado, el cual aún no había abierto desde hacía varios días pero tampoco tenía muchas ganas de abrirlo y llevarse otro chasco con Regina, no querría.

Aquel día, Henry se levantó a las 10 am y, en la mesita de noche de su habitación, tenía el desayuno que le habían preparado. Se lo comió mientras veía dibujos animados en la televisión, una serie llamada 'Detective Conan'. El niño no sabía si eran dibujos animados o anime, pero le importaba mas bien poco, pues lo único que buscaba en la televisión era entretenimiento. Terminó el desayuno y se levantó para ir al baño. Hizo algunas de sus necesidades y se lavó los dientes. Mientras se los lavaba, alguien llamó a la puerta. Cierto era que Regina le había dicho que no abriese la puerta fuese quien fuese pero "no está en casa" se dijo mientras se sonreía, delante del espejo, maquiavélicamente sin dejar de cepillarse los dientes. Se enjuagó la boca y fue a la puerta. Vestía su pijama, unas zapatillas de estar por casa y un pelo algo alborotado. Miró por el agujero de la puerta para ver quién era y vio al abogado. -¡¡Anda!!- dijo sorprendido y abrió la puerta, quitando los dos cerrojos que tenían. Según le había dicho su madre, era por protección.-¡Arthur!- le gritó al abrir la puerta y verlo ahí, plantado, esperando. Dio un par de pasos y lo cogió por la cintura, abrazándolo. Cuando se soltó, le invitó a pasar.
avatar
Henry Mills
Infante
Infante

Mensajes : 286
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Localización : Storybrooke

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Arthur B. Lionheart el Mar Mar 27, 2012 7:49 am

Estaba esperando en la puerta, algo impaciente ya que nadie abría. Quizás finalmente mis predicciones eran ciertas y Henry hubiera ido a la escuela. La verdad es que debería de haberlo avisado antes de pasarme por allí, con mi edad debería haber sido más responsable y cuidadoso. Pero ahora ya era tarde para lamentaciones. Cuando iba a girarme para marcharme, me pareció escuchar ruido tras la puerta. Esbocé una débil sonrisa mientras veía como el pequeñoabría la puerta y me abrazaba por la cintura. Yo pasé mis brazos alrededor de sus hombros correspondiéndolo.- Buenos días pequeño, espero no haberte despertado. - Dije al observar que todavía llevaba el pijama y estaba ligeramente despeinado. Levanté la bolsa donde llevaba el desayuno y se la mostré - Espero que no hayas desayunado, te traigo una dosis extra de chocolate.

Una vez me invitó a pasar, crucé el umbral de la puerta y dejé la bolsa sobre una mesa del recibidor. Me saqué la chaqueta de cuero marrón y miré a mi alrededor buscando un perchero para colgarla - ¿Te importa que la deje aquí? - Como no había tenido ningún coso hoy, había aprovechado para ir vestido un poco más informal. Aún así, llevaba unos dockers beige, una camisa de cuadros azules y fucsias y unas convers bajas de cuero marrón haciendo juego con un cinturón de la misma tonalidad, al igual que la chaqueta. Agarré nuevamente la bolsa y lo miré divertido. - Traigo Muffins, Brownies y para ti chocolate con canela... Que creo recordar que es tu favorito, ¿no es así? Yo odio la canela... así que el mío es solo, aunque creo que por el olor se distinguen perfectamente. - Flexioné mis rodillas para quedar a la altura del pequeño y mirarlo a los ojos, sonriente - Dios, tienes muchísimo mejor aspecto. Me alegro un montón. ¿Ya más o menos estás recuperado del todo, no? - Al menos ya se le había pasado aquella palidez y congestión que había presentado hacía dos días en el ayuntamiento, lo cual me aliviaba bastante. Realmente me había preocupado mucho el estado del pequeño. Por norma general, tenía que reconocer que me preocupaba en exceso por aquellas personas que consideraba de mi circulo. Y el pequeño se había ganado un lugar en él. Aún no podía entender como podía tener un corazón tan grande con la madre que tenía - Por cierto, vi a tu madre en el ayuntamiento, que tuve que pasar por allí a hacer unos recados. Por suerte, hoy no tenía ningún juicio pendiente y yo simplemente fui a hacer algo de papeleo. Y al salir, decidí venir aquí a ver si te animaba un poco la mañana. Que tiene que ser algo aburrido estar solo en casa... - Si, lo sabía por experiencia propia.
avatar
Arthur B. Lionheart
Like a king
Like a king

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 08/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Henry Mills el Mar Mar 27, 2012 9:43 am


Arthur había alegrado el día a Henry. No se esperaba su visita y, mucho menos que le trajese chocolate. Regina no le dejaba tomarlo cuando era días de entre semana por lo que lo animó saber que hoy sería una excepción y también sabía que tendría que eliminar las pruebas para que su madre no se diese cuenta de ese pequeño empachamiento de chocolate. -Acabo de desayunar y ya hace un ratito que me levanté. Estaba viendo "El detective Conan" por la tele.- le dijo, habiéndose debatido entre decirlo o no, pues tenía ganas de chocolate. Hoy estaba goloso. -Pero para chocolate, hoy tengo sitio ¡y mucho más para el chocolate con canela!- Le dijo al abogado, mientras su sonrisa se ensanchaba por su rostro, haciéndole estirar mucho la piel facial. -Claro, claro, déjalo donde quieras.- le dijo imaginándose la falta de algún lugar para dejar la ropa de los invitados pues él nunca lo hacía porque siempre estaba Regina en casa. La boca se le empezó a hacer agua cuando Arthur le mencionaba los brownies y muffins y el acompañamiento de su deseado y apreciado chocolate con canela. -No tenías que haberte molestado, Arthur- le dijo el niño, modesto él, pues Arthur se había gastado algo de su sueldo como abogado para comprarle algo de desayunar. El abogado se puso a la altura de Henry y le preguntó por su estado. -Sí, al final las medicinas me hicieron efecto y, cuando vine a casa el día del ayuntamiento, me metió en la cama mi madre y me dormí enseguida. Por la noche ya me había bajado la fiebre y tenía un trapo húmedo en la frente. Supongo que me lo puso Regina.- Le dijo. Henry cambiaba al decir el nombre de su madre biológica puesto que podía llamarla mamá, madre o Regina. Ella había estado con él 10 años pero su auténtica madre era Emma. Era algo que lo hacía dudar: llamar a una o a la otra mamá.

-Ven, pasa. Vayamos al comedor y desayunamos- dijo el pequeño dando pequeños brincos de alegría por la visita de Arthur y se dirigió al comedor. Era una sala bastante amplia, de color lila claro, con una mesa para unas 8-10 personas de madera de roble, una chimenea con un par de butacas blancas delante, una alfombra en el suelo y una mesita al lado de la chimenea. También había un sofá y dos tresillos que envolvían la televisión de plasma de 42'', otra alfombra y una mesa auxiliar. Encima de la chimenea habían un par de candelabros dorados con aspecto antiguo y en la mesa auxiliar de delante la televisión un centro de flores artificial cargado de colores vivos. En la mesa, al contrario, había un gran cuenco con manzanas rojas cual rojo pasión. -Voy a por un mantel y sí, mamá salió hace un par de horas de casa, supongo. ¿Y cómo fue el papeleo? ¿Entretenido? ¿Rápido? ¿Desagradable?- le comunicó a Arthur mientras se acercaba a un mueble de dimensiones algo grandes y abriendo el cajón más ancho que había. Sacó una tela y se dirigió a la mesa. Allí apartó el cuenco de las manzanas y puso el mantel y con interés por sus funciones administrativas de abogado. -Siéntate, anda- dijo mientras iba a la cocina a por servilletas, vasos y algún que otro cubierto. -¿Quieres algo de la cocina?- le preguntó.
avatar
Henry Mills
Infante
Infante

Mensajes : 286
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Localización : Storybrooke

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Arthur B. Lionheart el Sáb Mar 31, 2012 9:54 am

La sonrisa de mi rostro se apagó levemente cuando me dijo que ya había desayunado. Me mordí el labio mientras me reafirmaba la idea de que debería haberlo avisado antes de ir para que no hubiese desayunado, aunque cuando añadió que tenía sitio para más chocolate no pude evitar reirme. - Creo que eres un niño demasiado goloso... aunque bueno, que tire la primera piedra el que de pequeño no haya pecado de eso. No recuerdo mucho de cuando era niño, pero con lo que me gusta ahora estoy seguro de que era peor que tu - Le eché la lengua divertido al imaginarme a mi mismo de más joven zampando chocolate sin parar. - Y para ser sincero, debería añadir que me encanta ver el detective Conan las mañanas del fin de semana. No me pierdo ni un capítulo.

Tras dejar mi chaqueta en un colgador escuché como me decía que estaba mucho mejor, a lo que suspiré un poco aliviado por la noticia. Parecía que al final su madre le había dado el trato adecuado, y eso me alegraba. Me acerqué nuevamente a junto del pequeño y pasé mi mano por su pelo, despienándolo - En primer lugar, no es molestia. De hecho, la próxima vez te los haré caseros. Estos están ricos, sin lugar a dudas, pero no has probado los que hago yo mismo... Siempre saben mejor las cosas de casa - Esbocé una sonrisa y lo miré dulcemente. Me gustaba mucho tener ese tipo de detalles con la gente que me importaba, y realmente no me molestaba un ápice hacerlo. - Y para finalizar, lo importante es que estés bien y que poco a poco vayas recuperando las fuerzas.. Espero que el chocolate ayude a eso. - Señalé la bolsa y me reí. Tenía una buena dosis de chocolate que escuchaba como nos llamaba a gritos.

Me indicó que fuésemos al comedor y yo asentí, complacido por la idea. Seguí los pasos o, mejor dicho, saltos del pequeño hacia la estancia. No había estado jamás en el interior de la casa y la verdad es que debía decir que además de ser enorme, Regina había tenido bastante gusto en la decoración. Mis ojos recorrían la estancia fijándome en todos los detalles, hasta que Henry me sacó de mi ensimismamiento diciendo que iba a por unos manteles. Iba a decir que si quería lo ayudaba, pero ya había abierto el cajón de uno de los armarios. - Tienes una casa muy bonita, Henry. - Comencé a dar pasos lentamente hacia la mesa y me senté en una de las sillas, tal como me había indicado. Entonces mi vista se posó en el cuenco de las manzanas: tenían una pinta deliciosa. Después le pediría una al pequeño, de postre. Después de tanto chocolate algo sano no vendría mal. - Pues el papeleo.. Aburrido. De hecho, si te estás planteando el ser abogado, replantéatelo. Demasiado papeleo y burocracia: desde fuera parece todo más bonito. Claro que cuando llegas a casa después de un juicio en el que tu cliente era inocente y lo ganas te sientes genial. Pero el papeleo a veces se hace demasiado largo, monótono y aburrido... Y ya no quieras saber lo que se te pasa por la cabeza cuando tu cliente es culpable que tienes que esforzarte por intentar demostrar que no lo es pero ya no lo haces con las mismas ganas. Al menos, yo no. De todas formas no me han tocado muchos así... la gente es más honrada de lo que parece a simple vista. - sonreí complacido por lo último que acababa de decir. Apoyé la bolsa con las cosas sobre la mesa, y extraje el vaso de chocolate con canela para Henry y se lo extendí para que lo agarrase. Saqué el mío y después saqué otras dos bolsas con bastantes muffins y trozos de Brownies. - Espero que te gusten. - Abrí ambas bolsas,d ejando al descubierto los manjares achocolatados y agarré un trozo de brownie, dispuesto a comérmelo. - Por cierto, ¿ya has pensado a que te quieres dedicar el día de mañana? Sé que aún es muy, muy pronto... pero seguro que los niños de tu edad ya tenéis muchos sueños y planes de futuro
avatar
Arthur B. Lionheart
Like a king
Like a king

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 08/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Henry Mills el Lun Abr 02, 2012 6:16 pm

El niño no era que siempre tuviese hambre, por descontado, pero a nadie en su sano juicio es capaz de rechazar una muy buena oportunidad para comerlo aunque estuviese muy lleno, aunque se hubiese hinchado a comer cualquier cosa que hubiese en sus casas. Henry rió ante el comentario de Arthur. Era cierto que de pequeños comemos chocolate hasta cuando no tenemos ganas de comer nada pero, por una porción de la tableta de chocolate, todos nos morimos por comerla al menos un par de veces al mes. -Seguro que eras peor que yo. Mírate, te has convertido en abogado, eso es que deberías haber sido peor.- Le dijo mientras se reía y salía de la cocina con dos grandes vasos de cristal. -Entonces, ¿quieres que ponga la tele?- Le preguntaba mientras cogía el mando a distancia.

Henry notó como la mano del abogado se posaba sobre su cabeza y le revolvía el pelo pensando "tampoco me he peinado, no habrá diferencia" y se pasó su mano diestra para aplastárselo contra su cabeza mientras ponía cara de disgusto, aunque ya estuviese acostumbrado a que se lo hiciesen.-Pues entonces- le dijo con voz de interés mezclado con el parpadeo de sus ojos -me tendrás que volver a invitar a probar tu comida casera en tu casa.- Concluyó mientras apartaba una de las sillas, se sentaba y sonreía de oreja a oreja con el uso del chocolate que decía Arthur.

El pequeño seguía riéndose cuando Arthur hablaba del papeleo y de los casos de los inocentes y los culpables. Y a Henry se le vino una idea a la cabeza que, sin pensárselo dos veces, lo dejó salir de su boca. -Pues me meteré en problemas, después iré en tu búsqueda y me harás inocente aunque sea culpable. ¿Verdad? Si no, siempre puedo recurrir a mamá.- Regina podría ser buena en eso de hacer que Henry no tuviese problemas con la justicia y se le antojaba. -¿Quiénes son del pueblo los más problemáticos?- Le preguntó el niño curioso por saber esas personas quiénes eran y qué hacían. {Mira el spoiler}Cuando Arthur abrió la bolsa donde llevaba la comida, Henry cogió uno de los brownies y lo mordió. -¡Mmm!- Hacía el sonido mientras ponía cara de que le gustaba lo que estaba comiendo y se atragantó cuando le preguntó sobre su profesión futura. Tragó y tosió. -Pues... Escogido no pero me gustaría ser escritor.- Le dijo poniendo cara de decisión y de felicidad al responder eso.

Spoiler:
Creo que uno de esos problemáticos podría ser Nared... el lobo de los 3 cerditos y que tengo en una búsqueda. Supongo que por ahora podría ser sólo el nombre^^
Siento el haber tardado tanto en contestarte, muuuuuu Razz
avatar
Henry Mills
Infante
Infante

Mensajes : 286
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Localización : Storybrooke

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una buena dosis de chocolate recupera a cualquiera (Henry Mills)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.